Tiene un estilo tan personal que no solo es inconfundible sino que marca tendencia. Pero además es inteligente, culta y divertida, con lo cual el efecto que genera es contundente. Un poco de Helena siempre es mucha Helena. Para construirse, ella toma algo de acá y de allá. De sus periplos por las geografías más exóticas, de lo que come, de lo que descubre en la música que escucha o en sus exploraciones virtuales. ¿Cuánto pone de cada cosa? Imposible descifrarlo. Helena es una de mezcla sofisticación y calidez en una fórmula propia y en dosis exactas que solo ella sabe combinar. Una de sus claves es la practicidad. Helena es incapaz de ponerse algo que le resulte incómodo. Tampoco le van las imposturas. Es rabiosamente auténtica y esa comodidad que siente con lo que se pone y con quién es, la transmite en su forma de estar parada en el mundo y también la comunica. Porque la naturaleza expansiva de Helena necesita contar, compartir, ser global. Pero además, es una de esas tocadas por la varita de la moda que pueden ponerse cualquier cosa, hacer las combinaciones más insólitas y que les queden bien. Son muchas las que tratan de imitarla pero no. No hay que perder tiempo. Helena es única.

VER PRODUCTOS